“Anunciamos la llegada a la ciudad de El Paso. Los pasajeros empezarán a descender; el viaje no terminó: apenas empieza”, dijo una voz femenina antes de que un saxofonista, un guitarrista y un baterista tomaran sus posiciones frente a un elaborado escenario de dos niveles a las 8:40 de la noche. Para aligerar la espera…