Bogotá se subió al tren de Arjona – Ricardo Arjona