Los niños de la escuela Nohemí Morales de Arjona vivieron un día lleno de emociones – Ricardo Arjona