Ricardo Arjona regaló una velada llena de alegría y romanticismo – Ricardo Arjona